El mundo de las PYMES

Según estudios financieros, no existe una dimensión determinada para que una empresa funcione, lo que denota la existencia del mundo de las “PYMES”.

Las siglas PYMES son el acrónimo para “pequeñas y medianas empresas”, lo cual hace referencia a toda iniciativa o asociación ya sea de carácter mercantil, industrial o grupo reducido de trabajadores que conforman una nómina, con un volumen moderado de facturación o de movimientos comerciales. También se le suele agregar la sílaba MI, para hacer referencia a “micro, pequeñas y medianas empresas”.

En mundopymes puedes encontrar más información referente a estas iniciativas, ya sea para aquellos que tienen la intención de llevar a cabo este tipo de emprendimiento, o para los que ya se encuentran sumergidos en este mundo y quieren escudriñar un poco más.

Cómo se clasifican las PYMES

Las pequeñas y medianas empresas se clasifican según su volumen de actividad comercial y la cantidad de personal que las conforman, por lo que existen tres tipos principales:

  • Micro empresa. Deben su nombre a su reducida cantidad de trabajadores, que por lo general no superan al número 10, y por el flujo comercial que llevan a cabo que suele ser bajo.
  • Pequeña empresa. Son aquellas empresas cuya conformación va desde los 11 hasta los 50 empleados (dependiendo del país al que pertenezca), aunque en EEUU una pequeña empresa posee hasta 500 empleados, pero fuera de ello por lo general ese es el número estándar,  también debe de tener un volumen de facturación moderadamente bajo,  además de poseer el equipo y capacidad técnica como para representar una potencial mediana empresa.
  • Mediana empresa. Las empresas medianas son las que poseen un balance general mucho más alto y un volumen comercial mayor, además de tener una nómina más amplia que en los dos casos anteriores, por lo general unos 250 empleados.

Por otra parte, las micro, pequeñas y medianas empresas también se diferencian por su relación comercial con otras empresas o más bien su dependencia a éstas, y se clasifican en:

  • Empresas dependientes que suelen estar subordinadas o controladas por otras empresas de igual o mayor magnitud, ya sea de forma directa o indirecta. Esto generalmente se debe al tipo de repartición de las acciones o la fuerza económica de cada una.
  • Empresas que comparten sociedades o repartición igualitaria de acciones. En este caso ninguna empresa tiene control sobre la otra, sin embargo las decisiones respectivas a los movimientos comerciales deben ser compartidas.
  • Empresas autónomas, estas empresas no necesitan la participación de otras para la toma de decisiones por su capacidad financiera o su nivel de acciones que suele ser mayor.

Las pymes son consideradas el más importante sector productivo para la mayoría de los países, éstas representan un gran aporte a la economía debido a que generan fuentes de trabajo, contribuyen con el desarrollo comercial y por lo tanto, con la evolución de las naciones. Por esta razón el Estado debe facilitar la adquisición de los recursos y apoyar a su ejercicio. Para los emprendedores es muy conveniente que exista esta flexibilidad en cuanto al sector empresarial, este tipo de alternativa resulta beneficiosa para aquellos que quieren impartir en el mundo de los negocios, y cuentan con recursos limitados o desean tener un inicio más sencillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *